Hoy toca hablar de las relaciones. Un tema asociado inevitablemente al amor. En una sociedad de cambios, es de esperar que las propias relaciones sufran alteraciones conceptuales a los que no estamos tan acostumbrados.Relaciones, asunto extenso y complejo. Por ello, centraré esta reflexión en los cambios que han sufrido las relaciones que todos entendemos por convencionales de unos años atrás hasta la actualidad. Aquellas que no hace tanto eran para siempre y a día de hoy con un poco de suerte, serán para un tiempo o una época de nuestra vida.El principal cambio que tuvo una repercusión importante en las mismas, fue la incorporación de la mujer al mundo laboral. Este hecho supuso una independencia económica de la mujer respecto al hombre que le posibilito la posibilidad de abandonar una relación y un hogar en la que no era feliz. Esta nueva situación además, permitió a la propia mujer una ampliación de las relaciones sociales. Esto conlleva inevitablemente a el trato social con otras personas que pueden resultar más interesantes o más afines a la interesada.Esta nueva coyuntura junto a la liberación de la sociedad respecto a los yugos religiosos que limitaban la composición y el propio concepto de una relación sentimental, facilitó que en el caso de que el amor se terminara la relación llegara a su fin sin tener que vivir infelizmente un situación repleta de hipocresía.Si a estos dos factores le añadimos una tecnología perfecta e idónea para poder relacionarse con otras personas sin tener que romper una barrera física, en ocaciones difícil y violenta de traspasar, tendremos el coctel perfecto para que las relaciones de hoy en día sean breves y no “para siempre” como lo eran antiguamente. Lo cual no tiene porque ser sinónimo de negativo ni de infelicidad. Todo lo contrario, la felicidad esta en ser feliz primero con uno mismo y después con la persona que elegimos en cada momento de nuestra vida. El hecho de tener la posibilidad real de cambiar de pareja sin atarnos eternamente a ella por obligación, es algo que juega a favor de las nuevas generaciones respecto a las anteriores.✨
Hoy toca hablar de las relaciones. Un tema asociado inevitablemente al amor. En una sociedad de cambios, es de esperar que las propias relaciones sufran alteraciones conceptuales a los que no estamos tan acostumbrados.Relaciones, asunto extenso y complejo. Por ello, centraré esta reflexión en los cambios que han sufrido las relaciones que todos entendemos por convencionales de unos años atrás hasta la actualidad. Aquellas que no hace tanto eran para siempre y a día de hoy con un poco de suerte, serán para un tiempo o una época de nuestra vida.El principal cambio que tuvo una repercusión importante en las mismas, fue la incorporación de la mujer al mundo laboral. Este hecho supuso una independencia económica de la mujer respecto al hombre que le posibilito la posibilidad de abandonar una relación y un hogar en la que no era feliz. Esta nueva situación además, permitió a la propia mujer una ampliación de las relaciones sociales. Esto conlleva inevitablemente a el trato social con otras personas que pueden resultar más interesantes o más afines a la interesada.Esta nueva coyuntura junto a la liberación de la sociedad respecto a los yugos religiosos que limitaban la composición y el propio concepto de una relación sentimental, facilitó que en el caso de que el amor se terminara la relación llegara a su fin sin tener que vivir infelizmente un situación repleta de hipocresía.Si a estos dos factores le añadimos una tecnología perfecta e idónea para poder relacionarse con otras personas sin tener que romper una barrera física, en ocaciones difícil y violenta de traspasar, tendremos el coctel perfecto para que las relaciones de hoy en día sean breves y no “para siempre” como lo eran antiguamente. Lo cual no tiene porque ser sinónimo de negativo ni de infelicidad. Todo lo contrario, la felicidad esta en ser feliz primero con uno mismo y después con la persona que elegimos en cada momento de nuestra vida. El hecho de tener la posibilidad real de cambiar de pareja sin atarnos eternamente a ella por obligación, es algo que juega a favor de las nuevas generaciones respecto a las anteriores.✨
Definitivamente somos la generación del low-cost. Y en el amor no íbamos a ser menos ¿Verdad? Nos encanta el concepto de lo nuevo. Esa agradable sensación, incluso cautivadora, de estrenar algo. Y en cuanto a las relaciones nos pasa exactamente lo mismo.Hemos pasado de la calidad, la excelencia de la manufacturación y de la complejidad de lo hecho a mano con gusto, paciencia y amor a lo rápido. Sin importarnos tanto su procedencia y mucho menos la calidad de la misma con tal que satisfaga nuestras necesidades más básicas de forma instantánea. Las mismas que desde el egoísmo crean una ilusoria imagen para que el concepto soledad no tenga cabida alguna.Hemos pasado de elegir la materia prima por sus cualidades, sus propiedades y su esencia a la selección de un material por un concepto tan simple y superficial como la presencia de una atractiva y cuidada pero engañosa envoltura.Hemos pasado de lo complejo que lleva su tiempo y con el mismo mantiene sus propiedades, a lo instantáneo y fugaz. Donde el producto demuestra sus deficiencias a través del deterioro, apenas transcurridos un par de años. De elaboración con esfuerzo y trabajo con el objetivo de conseguir un buen producto final, un producto de calidad, a desechar al mínimo contra pie sin verter una sola gota de sudor en el camino de la elaboración. No hablemos ya de una sola lagrima vertida. Y cuando esto ocurre, nos lamentamos con asombro de la calidad del hoy en día tan famoso Low-cost. (Post completo en www.mifabricadelosueños.com) ✨#mifadelosu #relacionesdepareja #soledad #relacionestoxicas #fracaso #sentimiento #miedos #fobias #superacionpersonal #actitudganadora
Definitivamente somos la generación del low-cost. Y en el amor no íbamos a ser menos ¿Verdad? Nos encanta el concepto de lo nuevo. Esa agradable sensación, incluso cautivadora, de estrenar algo. Y en cuanto a las relaciones nos pasa exactamente lo mismo.Hemos pasado de la calidad, la excelencia de la manufacturación y de la complejidad de lo hecho a mano con gusto, paciencia y amor a lo rápido. Sin importarnos tanto su procedencia y mucho menos la calidad de la misma con tal que satisfaga nuestras necesidades más básicas de forma instantánea. Las mismas que desde el egoísmo crean una ilusoria imagen para que el concepto soledad no tenga cabida alguna.Hemos pasado de elegir la materia prima por sus cualidades, sus propiedades y su esencia a la selección de un material por un concepto tan simple y superficial como la presencia de una atractiva y cuidada pero engañosa envoltura.Hemos pasado de lo complejo que lleva su tiempo y con el mismo mantiene sus propiedades, a lo instantáneo y fugaz. Donde el producto demuestra sus deficiencias a través del deterioro, apenas transcurridos un par de años. De elaboración con esfuerzo y trabajo con el objetivo de conseguir un buen producto final, un producto de calidad, a desechar al mínimo contra pie sin verter una sola gota de sudor en el camino de la elaboración. No hablemos ya de una sola lagrima vertida. Y cuando esto ocurre, nos lamentamos con asombro de la calidad del hoy en día tan famoso Low-cost. (Post completo en www.mifabricadelosueños.com) ✨#mifadelosu #relacionesdepareja #soledad #relacionestoxicas #fracaso #sentimiento #miedos #fobias #superacionpersonal #actitudganadora
Ha llegado el momento. Ya no hay excusas. Te has pasado media vida literalmente deseando que el mundo se detuviera y así tener un poco de tiempo para ti.La situación no es la mejor, pero la realidad es que las circunstancias te han concedido ese ansiado espacio de tiempo que tanto necesitabas para poner tu vida en orden. Y es muy probable que no vuelvas a tener una oportunidad así nunca mas. ¿Por qué no la aprovechas? Es momento de ser RESILIENTE.Esta difícil situación que ahora atravesamos es la ocasión perfecta para poner todas «esas cosas» que se encontraban desordenadas en su sitio.El mundo se ha detenido. Ha dejado de girar. La manera de vivir tal y como la conocías hasta el momento ha dejado de existir. La forma de relacionarte con las personas ha cambiado por completo en tan solo unos días. Nada es igual. Y por desgracia tardara un tiempo en que todo vuelva a ser como lo era antes.Sé que los cambios aterran. Implican adaptarse a la nueva situación y eso siempre requiere un esfuerzo extra. Pero también al hacerlo, se desarrollan habilidades intrínsecas a tu persona que hasta el momento estaban ocultas o adormecidas.Este cambio drástico, a priori tan negativo, te otorga una gran oportunidad. La oportunidad de encontrarte a ti mima. De olvidarte del pasado y futuro y centrarte en el aquí y ahora. Desconectar del ritmo frenético al que estabas expuesta y conectar con tu yo interior para descubrir que es lo que quieres y necesitas en tu vida para ser feliz de una vez por todas.Ahora es el momento. Ahora dispones de tiempo para conectar con tú yo interior y descubrir tus verdaderos sentimientos, tus prioridades en la vida y así tomar todas esas decisiones que antes solazabas por no tener tiempo.
Deja de ver el lado negativo de esta nueva situación. Tienes ante ti una oportunidad única en la vida para encontrarte, descubrirte, reinventarte y hasta conseguir ser feliz.✨
Ha llegado el momento. Ya no hay excusas. Te has pasado media vida literalmente deseando que el mundo se detuviera y así tener un poco de tiempo para ti.La situación no es la mejor, pero la realidad es que las circunstancias te han concedido ese ansiado espacio de tiempo que tanto necesitabas para poner tu vida en orden. Y es muy probable que no vuelvas a tener una oportunidad así nunca mas. ¿Por qué no la aprovechas? Es momento de ser RESILIENTE.Esta difícil situación que ahora atravesamos es la ocasión perfecta para poner todas «esas cosas» que se encontraban desordenadas en su sitio.El mundo se ha detenido. Ha dejado de girar. La manera de vivir tal y como la conocías hasta el momento ha dejado de existir. La forma de relacionarte con las personas ha cambiado por completo en tan solo unos días. Nada es igual. Y por desgracia tardara un tiempo en que todo vuelva a ser como lo era antes.Sé que los cambios aterran. Implican adaptarse a la nueva situación y eso siempre requiere un esfuerzo extra. Pero también al hacerlo, se desarrollan habilidades intrínsecas a tu persona que hasta el momento estaban ocultas o adormecidas.Este cambio drástico, a priori tan negativo, te otorga una gran oportunidad. La oportunidad de encontrarte a ti mima. De olvidarte del pasado y futuro y centrarte en el aquí y ahora. Desconectar del ritmo frenético al que estabas expuesta y conectar con tu yo interior para descubrir que es lo que quieres y necesitas en tu vida para ser feliz de una vez por todas.Ahora es el momento. Ahora dispones de tiempo para conectar con tú yo interior y descubrir tus verdaderos sentimientos, tus prioridades en la vida y así tomar todas esas decisiones que antes solazabas por no tener tiempo. Deja de ver el lado negativo de esta nueva situación. Tienes ante ti una oportunidad única en la vida para encontrarte, descubrirte, reinventarte y hasta conseguir ser feliz.✨
La madurez es algo de lo que escuchas hablar a temprana edad sin saber muy bien en que consiste. Pero que irremediablemente se incorpora y evoluciona junto a tu persona. Empieza con pequeños cambios casi imperceptibles, de lo que en realidad va a ser y suponer a partir de un momento tu vida.Pasas la adolescencia como buenamente puedes y todo empieza a cambiar convirtiéndose en una puta revolución.Un día decides comprarte un coche. Esto da una nueva dimensión de tu independencia y a su vez genera ciertos compromisos. Cuando conduces aceptas y asumes un código de circulación común al resto de usuarios, siendo participe de un sistema reglado común. Sin darte cuenta, estas empezando a asumir responsabilidades integradas a un sistema “adulto” en el que la madurez hace acto de presencia.La sensación de independencia te gusta, es como una droga: Cada vez quieres y necesitas mayor cantidad. Ha llegado la hora de asegurar el autoabastecimiento: Te pones a trabajar. Aceptas hora de entrada y salida. Cumples con los horarios y la tarea  asignada. Eres consciente de las responsabilidades que todo ello implica. Por consiguiente, aceptas otro grado de responsabilidad que te proporciona otro nivel de madurez.El mono te invade y necesitas mayor independencia. La única manera, independizarse. En esta etapa la madurez hace presencia a modo de facturas y reuniones de vecindario. Maduras.Por último, paradójicamente, decidirás tirar por la borda toda esa independencia y crearás una dependencia hacia otra persona en modo de relación. Si la cosa va bien, decidirás tener descendencia. Si va mal, puede que también. Sea como fuere, si finalmente eres padre tendrás a tu cargo el bienestar de otra persona dando paso a más responsabilidades conllevando mayor grado de madurez.La realidad es que la madurez se obtiene y evoluciona según los compromisos y responsabilidades de vida que decides adquirir. Con cada etapa que dejas atrás, maduras. Cada vez que asumes una nueva responsabilidad, maduras.Si no las asumes corres un riesgo:No desarrollarte personalmente.Madurar es experimentar un crecimiento personal e individual. Madurar es crecer.Y crecer es desarrollarse interiormente. ✨
La madurez es algo de lo que escuchas hablar a temprana edad sin saber muy bien en que consiste. Pero que irremediablemente se incorpora y evoluciona junto a tu persona. Empieza con pequeños cambios casi imperceptibles, de lo que en realidad va a ser y suponer a partir de un momento tu vida.Pasas la adolescencia como buenamente puedes y todo empieza a cambiar convirtiéndose en una puta revolución.Un día decides comprarte un coche. Esto da una nueva dimensión de tu independencia y a su vez genera ciertos compromisos. Cuando conduces aceptas y asumes un código de circulación común al resto de usuarios, siendo participe de un sistema reglado común. Sin darte cuenta, estas empezando a asumir responsabilidades integradas a un sistema “adulto” en el que la madurez hace acto de presencia.La sensación de independencia te gusta, es como una droga: Cada vez quieres y necesitas mayor cantidad. Ha llegado la hora de asegurar el autoabastecimiento: Te pones a trabajar. Aceptas hora de entrada y salida. Cumples con los horarios y la tarea asignada. Eres consciente de las responsabilidades que todo ello implica. Por consiguiente, aceptas otro grado de responsabilidad que te proporciona otro nivel de madurez.El mono te invade y necesitas mayor independencia. La única manera, independizarse. En esta etapa la madurez hace presencia a modo de facturas y reuniones de vecindario. Maduras.Por último, paradójicamente, decidirás tirar por la borda toda esa independencia y crearás una dependencia hacia otra persona en modo de relación. Si la cosa va bien, decidirás tener descendencia. Si va mal, puede que también. Sea como fuere, si finalmente eres padre tendrás a tu cargo el bienestar de otra persona dando paso a más responsabilidades conllevando mayor grado de madurez.La realidad es que la madurez se obtiene y evoluciona según los compromisos y responsabilidades de vida que decides adquirir. Con cada etapa que dejas atrás, maduras. Cada vez que asumes una nueva responsabilidad, maduras.Si no las asumes corres un riesgo:No desarrollarte personalmente.Madurar es experimentar un crecimiento personal e individual. Madurar es crecer.Y crecer es desarrollarse interiormente. ✨